Google+ Followers

martes, 22 de febrero de 2011

FILE PICS V - FOTOS DE ARCHIVO V

CHAPULTEPEC Desde hace unos años estoy muy interesado en la Historia de la América española. Como muchas veces sucede un tema lleva a otro y así he ampliado mi interés a la Historia de México(1).
Dentro de ésta son fundamentales las guerras de la primera mitad del siglo XIX con su vecino del Norte. Tras la de 1846-48, por el tratado de Guadalupe-Hidalgo, el estado mexicano quedó definido en su extensión actual, siendo anexionado gran parte de su territorio por los Estados Unidos de América.
Uno de los episodios finales de la guerra fue la toma de la capital de México por los estadounidenses. Para ello era preciso tomar antes el punto clave que era el castillo de Chapultepec, construido por los virreyes españoles y que en ese momento era Academia Militar. Éste se hallaba en lo alto de una colina a las afueras de la ciudad. La guarnición la componían los Regimientos Ligeros 1º, 2º y 3º, el 10º de Línea, el Batallón Permanente de México, el Batallón de la Guardia Nacional de San Blas, el Batallón Hidalgo y los profesores y cadetes de la Academia. Estos últimos eran adolescentes, casi niños, armados con una versión recortada del fusil Baker, adecuada a su tamaño.
El 12 de septiembre de 1847 se llevó a cabo al asalto por parte de las divisiones de Quitman y Pillow, reforzadas por las brigadas de Clarke y Smith.
Hay varios cuadros que ilustran el momento en que los norteamericanos suben por la empinada cuesta para entrar por una brecha y llevando material para el asalto como picos, escalas... Yo tomé como inspiración inicial uno pintado por un tal A. Castaigne.
Empecé por plantear el terreno que, desde luego, debía ser muy pendiente. Primera cuestión:¿Hacia dónde orientar esa pendiente sobre la peana? Lo cierto es que esta decisión me resultó más difícil de lo que pudiera parecer.
Una vez establecido el terreno, comencé a jugar con las tres anatomías sobre él. La solución clásica aquí es establecer un punto de atención principal y subordinar lo demás a éste.
La primera figura en ser colocada fue pues el soldado que cae herido y que se extiende desde una esquina del terreno donde apoya el pie, hasta su opuesta, ayudado en este efecto por la extensión del brazo derecho y su prolongación con el fusil y la bayoneta. De esta forma traza una diagonal sobre la peana. Las otras dos figuras se colocaron a ambos lados de esta diagonal, intentando marcar líneas que convergieran sobre la figura principal. Por eso se colocaron así las piernas extendidas del oficial y el otro soldado, convergiendo sus miradas sobre la figura central.
Las cabezas son de Hornet y los equipos de distintas marcas y transformados. La escultura se realizó con Magic Sculpt.
Como nota curiosa señalaría la pintura de la cara de la figura que cae, en la que luces y sombras debieron aplicarse justamente al revés de lo que es habitual.




No hay comentarios:

Publicar un comentario